viernes, enero 19, 2007

Monumento al Sensei desconocido

Yo por Dentro – Cine, tele y así

Suelo disfrutar mucho más del cine en casa que fuera de ella. El hecho de poder mirar una película en el cable, comer una pizza, levantarme tranquilo para ir al baño y estar acostado en calzoncillos expande mi espíritu permitiéndome un placer mayor que el que consigo viendo la misma película cinco años antes, en un cine, pagando una entrada. Creo que la piedra fundamental es eso de estar acostado en calzoncillos, sí. Y entiendo que todo eso terminará cuando me case, reemplazado por algo mejor y más adulto.

Obviamente, otro de los beneficios del cable radica en la posibilidad de ver una película una y otra vez, hasta que me aprendo las líneas de los personajes. De allí salen mis películas preferidas, y por consiguiente, mis protagonistas preferidos. Y casi todo lo que sé.

Raro es no haberse maravillado en algún caso, ya sea por la actuación o por el personaje en sí (el señor Miyagi, el carnicero Bill, el perro medio sordo de “Babe”). Pero mi intento es el de darle una vuelta de tuerca al asunto, y llevar la búsqueda al plano de los olvidados, dejando a un costado a los Denzeles Washingtones y semejantes. Permitidme introduciros a mi personaje desconocido favorito, a quien quiero mucho, mucho. Me sorprendería gratamente que alguno de ustedes lo recordase también, con afecto o no.

Takeda Sensei: el samurai de “The Hunted” (1995). Pocos vieron esta violenta pero barata película en la que un Christopher Lambert medio ganso pero macanudo viaja a Japón y se mete en líos al acostarse con una víctima de unos ninjas al mando de Kinjo, que es interpretado por el siempre recomendable John Lone (El Último Emperador). Resulta que el otrora “Highlander” (la película es una excusa para darle a Christopher Lambert una espada, otra vez) es atacado pero sobrevive milagrosamente, y un samurai (interpretado por Yoshio Harada) lo toma bajo su cuidado a fin de poder enfrentarse con Kinjo. La película es más bien mala como una sucesión de pequeños tumores supurantes a lo largo del tronco del pene, o al menos eso imagino (aunque la idea era buenísima), pero el samurai Takeda es digno de ponerse en un cuadrito. Si algún día tengo una nieta, me gustaría que la misma accediese a casarse (toda familia debería contar con un samurai entre sus miembros), o por lo menos, perder la virginidad con un tataranieto de este sexagenario actor nipón. Tal vez la forzaría a ello.

Ya dije que creo que sería un buen padre, no un buen abuelo. No me juzguen.

20 Comments:

Anonymous Anónimo dijo:

Genial, haceme acordar que me asegure de que ninguno de mis descendientes tenga cría con ninguno de los tuyos =/

Lástima, no la vi la peli =( Beso

viernes, enero 19, 2007 9:14:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Si casarte implica no poder ver una película en el cable en calzoncillos..., no sé si eso de casarse valdrá la pena.

viernes, enero 19, 2007 9:18:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Carolina: Se imagina tener un Mantis que no duermiese ni siquiera por las noches? Habría que sacrificarlo, por el bien de la humanidad...

El Guz: Tiene sus pro y sus contra. Yo también he de modificar muchos de los hábitos de mi compañera, seguramente.

Lo que más duele, sin embargo, es la parte del ya no poder llevar a cabo cualquier inconciencia, debido a que deja una viuda... y el tema de los colores pastel, por Dios...

viernes, enero 19, 2007 9:43:00 a. m.  
Anonymous Renegado dijo:

Recuerdo haber visto la película, pero la verdad que no recordaba tanto al personaje. Si me acuerdo que la película era malísima.

En otro orden de cosas, permítame acercarle un consejo de convivencia dados mis ya 10 años (por favor ... mátenme) de experiencia en el tema:
Todos aquellos placeres que ofrece la soltería (andar en calzones, eructar fuerte, expeler sendos gases, no bañarse, comer pizza tirado en el sofá, etc etc) no deben llevarse a cabo de forma natural y habitual en presencia de la concubina y/o esposa, dado que ese exceso de comodidad lentamente va haciendo mella en la relación de pareja, y luego de un tiempo uno termina viviendo con un "amigo" mas que con una señorita. Y definitivamente esta regla debe aplicarse a ambos miembros de la pareja. Con esto se logra que la "magia" perdure por mas tiempo.
Ademas esos placeres quedarán reservados para aquellas ocasiones en las cuales por alguna causa, uno de los dos (preferentemente el varón) disponga de un tiempo a solas en la casa, con lo cual ahí sí podrá ponerlos en práctica, disfrutarlos, darse cuenta de lo feliz que era siendo soltero, y luego de enjuagarse las lágrimas al grito de "¿Que he hecho??" volver a su vida de pareja normal.

viernes, enero 19, 2007 10:12:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Renegado: Si, seguro. Bueno, yo no me tiro pedos. Pero le agradezco el consejo en general.

¿Será que las mujeres también se tiran a comer pizza en la cama, beber Coca Cola de la botella y eructar cuando uno no está?

viernes, enero 19, 2007 10:30:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Totalmente de acuerdo con Renegado.
Dado que yo también gozo de ese extraño privilegio de la convivencia con una persona del sexo opuesto desde hace ya 8 años; me gustaría subrayar un detalle del último punto: cuando se habla de un tiempo "a solas" uno debe estar absolutamente seguro de estarlo. No sirve la situación de una casa amplia con cada uno de los integrantes de la pareja en extremos opuestos de ella, con puertas cerradas de por medio. He descubierto recientemente que mis eructos matinales post-café con leche en el patio trasero, son audibles para mi mujer, supuestamente dormida en el otro extremo de la casa, con la puerta de la habitación cerrada.
Ah, aprovecho para comentarle Mantis que lo he incluído en mis links, ya que disfruto mucho leyéndolo.
Saludos.

viernes, enero 19, 2007 10:30:00 a. m.  
Blogger Caliope dijo:

Sr Mantis:
1-No vi la película, pero soy como ud q ve las películas 4 millones de veces.
2-Eso de la "comodidad" de soltero expliqueselo a mi marido que es incluso más "relajado" ahora que cuando era soltero. A mi me encanta.
3-Las mujeres tb tomamos de la botella, eructamos, nos tiramos pedos y eso. No se confunda, no somos de Venus cmo dicen.
4-Los abuelos están para malcriar
Saludos y salud

viernes, enero 19, 2007 11:15:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Gen71: Uno nunca puede estar seguro de nada, y menos de que está solo. Y no quisiera saber que sale a hacer usted al patio trasero después de desayunar...

Caliope: ¿Cómo es eso? ¿A usted le gusta relajado y desordenado? Que mujer...

Saludos.

viernes, enero 19, 2007 12:45:00 p. m.  
Anonymous eli dijo:

Una razón más para querer a mi novio: es un señorito inglés, y si quire ver películas por cable en semibolas en la cama, que me haga un lugar.
Del post no entendí la parte que se refería a la película, que era la más importante, pero igual me divertí mucho. Eso es saber escribir.
Adivine qué? Actualicé. Cuando aprenda a usar los feeds dejaré de avisarle por este medio.

viernes, enero 19, 2007 1:09:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Eli: Primero... ver una película en semibolas comiendo papas fritas en la cama y teniendo una botella de gaseosa en el piso, a tiro del brazo, es cosa de soltero.

Segundo: Lo que pasa es que usted lee muy bien. Y sí, queda rarísimo que me avise cada vez que actualiza.

Pero tenga en cuenta que yo puedo haber leído su actualización y no haber comentado (fue este el caso, si no me estoy equivocando hablaba de los sabores). Cuando la pantalla de comentarios tarda demasiado en cargar... (me pasa con 8 de cada diez blogs).

Saludos.

viernes, enero 19, 2007 1:36:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

1.- El estar casados no le impide a mi marido ver 200 veces la misma película en calzones, en el sillón y comiendo papas fritas. A veces me prendo, y a veces no (ventaja de que haya dos tv's en la casa).
2.- Si, las mujeres también eructamos y nos tiramos pedos, pero después pedimos disculpas.

Yapa: yo encontré el secreto de un matrimonio feliz, le hice creer a mi marido que ÉL es el dueño del control remoto.

Besos!

viernes, enero 19, 2007 1:47:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

El eructo es, compañero, una expresión social. Se da en rueda de amigos, ante la pareja y aún en el ámbito laboral como una especie de delimitación del terreno de pertenencia inequívoca y de predisposición positiva a la sana convivencia. Aquel ser humano macho que reprima sus eructos por razones de convivencia con su pareja está, ciertamente, más cerca de hacerse admirador de Miranda que de realizarse como hombre.
Y, además, las mujeres de carácter no tienen empacho en eructar delante de nadie, sin que, por ello, amainen un céntimo su plena femineidad.
El eructo realiza y amalgama a las personas. Yo me emocioné con el primer eructo de mi hijo. Y no le hablo del provechito de bebé o de uno escapado sin intención alguna. Hablo de un eructo avieso, polifónico y manifiestamente declarativo. Y la semana pasada, tuve el placer de abrazar a mi hijo adolescente y reconocerle, en una sencilla ceremonia familiar, que estaba alcanzando la excelencia y que, algunas veces, eructa más fuerte que el padre y hasta grita eructando.

Perdón, compañero, se me escapó una lágrima.

PD: Aguante la compañera Caliope. ¡Esas son mujeres!

viernes, enero 19, 2007 1:53:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Y también aguante Marlena que comentó cuando yo estaba escribiendo.

¡BEEEEERRRRPPPPP!

viernes, enero 19, 2007 1:58:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Marlena: ¿Así que ese era el secreto para un matrimonio feliz?

Amperio: Imagino que con sus eructos usted hace sonar alarmas de automóviles en los estacionamientos, Compañero. Siempre y cuando no sea de los eructos olorosos, éntrele a la polifonía con ganas.

viernes, enero 19, 2007 2:41:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Mantis, reconozco que la paupérrima exposición de mi hábito matutino puede tener miles de interpretaciones, mas o menos morbosas. Para acotar solo un poco este amplio espectro puedo asegurarle que tengo que atender unos breves asuntos antes de mi ráuda partida hacia el trabajo; entre estos asuntos para su tranquilidad, no se encuentra el defecar junto a las deposiciones de mi perro para jugar a "quien le sale mas grande".
No le aporto mas datos ya que la idea como le dije, era acotar solo un poco.
Saludos

viernes, enero 19, 2007 2:55:00 p. m.  
Blogger Roberto Peturra dijo:

Aguaaanteee Kinjo , q dizfrasado de vagabundo pordiosero le da una sandunga a todos los guardaespaldas juntos, y algo q me encanta es el ninjato largo q usa Kinjo, q era algo asi como el simbolo del klan ...no?

Saludos

Atte. Roberto Peturra

viernes, enero 19, 2007 3:56:00 p. m.  
Blogger Caliope dijo:

Sr Mantis: Con un hombre relajado y desordenado una sabe a que atenerse (ademas así una siempre parece mas ordenada), cuando se empiezan a poner remilgados y estructurados...mmmm... yo sospecho, que quiere que le diga...

viernes, enero 19, 2007 4:03:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Jajaja no se asuste Mantis, ese no es el único secreto de un matrimonio feliz... hay otros mucho más interesantes, pero no aplicaban a este post.
Besos,

viernes, enero 19, 2007 6:40:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

La verdad voy al cine cuando puedo, verlo en pantalla gigante y que te cobren 10 veces mas por ello es gratificante, no me puedo aguantar a algunos estrenos.
Esa pelicula la vi, en el 9 por lo que mis expectativas eran bajas, bajaron mas al ver al ex highlander con su GRAN simpatia, pero si me dice que alguno de esos japoneses q nunca logro distinguir es bueno, le creo.

viernes, enero 19, 2007 10:49:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Gen71: Menos mal.

Peturra: No recuerdo. estaba mas concetrado en Takeda que en Kinjo. Para ver a Lone, lo prefiero en "The Last Emperor".

Caliope: ¿Y de que sospecha estamos hablando?

Marlena: Cuente, cuente. Si es chancho, mejor.

Neosatan: Yo me voy a ver Babel esta semana, y después le cuento.

sábado, enero 20, 2007 9:12:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home