miércoles, enero 10, 2007

Pateando por un sueño

Yo por Dentro – Vida Diaria – Cine, tele y así

En una de mis tantas búsquedas laborales desafortunadas de hace algunos años, se dio que compitiese con un muchacho algo mayor que yo, con quien tuve además la posibilidad de compartir largos ratos de espera precedidos por un “esperá que ahora te llaman por tu nombre”, y algún colectivo de regreso. No recuerdo su nombre; creo que era Matías, pero tampoco viene al caso. Quedará cómodo referirse a él de tal manera, y no diciéndole “petiso”, por más seguro que me encuentre yo de su reducida estatura, o inseguro de su condición de "Matías".

Mientras esperábamos, yo saqué un cuadernito en el que llevaba varios apuntes pertenecientes a esa pseudo-novela que no termino de publicar y que lleva años de descuido. Entre esos apuntes, se hallaba el mapa del lugar en cuestión. Bastantes problemas me estaba dando el hecho de que mas o menos a las trescientas páginas de historia, me había dado cuenta de que la geografía no “cerraba”, y me sobraban unos millones de kilómetros cuadrados. Confórmense con saber que tuve que reescribirla casi por completo, y quedó mucho mejor.

-¿Te gusta dibujar? –preguntó entonces Matías, iniciando el diálogo.
-A veces –le dije-. Tengo unos amigos que lo hacen mucho mejor que yo y cuando me acuerdo de ellos pierdo las ganas, pero esto en realidad es otra cosa… estoy escribiendo algo y necesito referencias visuales.
-Ah, sos más de escribir
-Si, supongo que sí. Me gusta hacer todas esas cosas que no dan plata.
-Podría ser peor –me respondió-. Si te gusta hacer cosas que dan mucha plata y te sale mal…

Era cuestión de segundos que sobreviniese un ejemplo justificativo. Ni tuve que preguntar. La carpeta de cartón marrón de Matías se abrió dejando salir una fotografía en la que una versión algo más joven de mi competidor se mostraba vestido con el uniforme de un jugador de fútbol de un equipo grande de la Argentina: River Plate. A su lado, un jovencísimo Pablo Aimar posaba sonriente, abrazándolo por encima del hombro.

-Jugábamos juntos en las inferiores –explicó-. El explotó mucho antes que el resto, y porque era distinto fue a la primera; otros nos quedamos un rato más. Lo bueno fue que los scouters se empezaron a fijar en nosotros mucho más, vos los veías que venían todas las semanas… así fue como se acercaron para llevarme a mí y a otro flaco.

La foto de Aimar fue reemplazada por una en la que Matías lucía una camiseta del Inter de Milán.

-¿Y que pasó?
-Cuando está todo cocinado, te llevan allá, para probarte, y para ver si aguantás lejos de tu familia, porque muchos pibes se entusiasman y vuelven llorando, o se arrepienten y quieren que los entiendan porque son chicos, los padres hacen quilombo con los abogados… es complicado.
-¿Te pasó eso?
-No, la misma tarde en que estaban firmando el contrato, me rompí los ligamentos cruzados en un entrenamiento. Yo estaba con mi viejo.
-Pero eso ya puede operarse –irrumpí yo ingenuamente.
-River tenía que dejarme libre de cualquier relación para que yo pudiese ir para allá; recién se hacen cargo de vos a la hora de cobrar el porcentaje. La operación costaba una fortuna: River no se “podía” hacer cargo y el Inter, menos. Yo no era Aimar, tampoco. Entonces nos volvimos. Hasta el viaje nos tuvimos que pagar. Nos queríamos morir.
-Qué cagada. Y puto el club, digo… más allá de que yo sea de Boca.
-Si… pero es que siempre fue así. Tenés que tener toda la prensa para que te banquen, sino sos un alcanzapelotas más. Además, los argentinos tienen mala fama, y los europeos se cuidan, ahora buscan llevarse lo mejor posible en todo sentido. No es todo el talento, sino todo el conjunto.
-No entiendo.
-¿Viste lo que pasó hace poco, que Alejandra Pradón se cayó de su departamento en el séptimo piso?
-Algo escuché, sí.
-Séptimo piso las pelotas, se cayó del primero. Estaba enfiestada con Pipino (Cuevas), que vive ahí. Cavenaghi y el Chino (Garcé) también estaban, y un par más... bien no se sabe. Cuando cayó el novio de la mina, que era un loco, la quisieron sacar por el balcón a lo de un vecino que sabía de la trampa. Y cuando se armó la podrida, al primero que llamaron fue al presidente del club, que arregló todo. Hasta al chabón lo arregló, le puso toda la plata encima.
-Mirá vos… ¿Y cómo sabés de estas cosas?
-Yo no sigo yendo al club, pero con la gente de adentro, me hablo, somos todos amigos.
-Pero ¿qué tiene que ver eso con lo que decías del “conjunto”?
-En Europa ya no quieren saber nada de argentinos quilomberos. Si se hubiese sabido la verdad, el pase de esos jugadores no habría valido un mango, y viste: ese mismo año los vendieron a todos.
Ah…
-…
-… ¿De qué jugabas?
-Enganche.
-¿Habilidoso y endiablado?
-Me defendía…

*El hecho de que cuente esta historia se debe a que creo haber visto de nuevo, a este muchacho, días atrás, esperando el tren en Nuñez.

26 Comments:

Anonymous Malaquías dijo:

Cante Pri !

Notable relato el suyo, don Mantis, y una cagada esto del lado sucio del deporte rey. Yo me probé fugazmente en un equipo de primera, acá en Chile. Quedé de tercer arquero. Claro, el que era primer arquero llegó a ser seleccionado nacional. No había por dónde.

Un saludo, y le echaremos un vistazo a la protonovela.

Malaquías.

miércoles, enero 10, 2007 10:07:00 a. m.  
Anonymous eli dijo:

Hermosa historia de un derrotado, es bueno saber que usted es de Boca y enterarse de los entretelones del fútbol, que es lo único que me gusta de este deporte.
La anécdota de la Pradón ya me la habían contado. De cuántas fuentes distintas hay que escuchar una historia para darla por confirmarla?

miércoles, enero 10, 2007 10:37:00 a. m.  
Anonymous eli dijo:

Por confirmada, quise escribir.

miércoles, enero 10, 2007 10:38:00 a. m.  
Anonymous gus_ dijo:

La historia de la Pradón la escuché de un amigo que anda en el ambiente del fútbol, así que con tres versiones coincidentes de fuentes distintas creo que ya es suficiente par darla por verídica.

miércoles, enero 10, 2007 11:07:00 a. m.  
Blogger Caliope dijo:

Lo de la Pradón si no se sabía, se sospechaba, siete pisos son siete pisos, quien es? charly garcía? Y pobre el chico, yo tengo un primo que jugaba también en clubes y lo dejó por todos esos quilombos...
mafia hay en todos lados...

y gatos también..

miércoles, enero 10, 2007 11:08:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Malaquías: No, pri soy yo, que lo leo antes que ustedes. Como dijo mi profesor de literatura (jugador de voley en River):

"Dejó de gustarme el fútbol cuando ví que arreglaban los resultados entre dirigentes, en una oficina más fría que el pecho de muchos titulares".

Eli: Creo que deberíamos darla por confirmada y cierta. Yo creía que había tenido suerte en serio, realmente. Ingenuo.

Gus_: Amén.

Caliope: No, entre los Goonies no había mafia. Bueno, sí, la de los Fratelli. Pero no cuenta: entre los chicos no había mafia.

miércoles, enero 10, 2007 11:26:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

tendrías que haber vendido esta historia a Jorge rial en su momento.

tal vez ahora tendrías un lujoso y honorable sillón rojo en intrusos

miércoles, enero 10, 2007 12:35:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

No hay sillón que me haga acercarme a ese muchacho. Gracias, paso.

miércoles, enero 10, 2007 12:49:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

No sé porqué el final se me hizo tan borgiano: "Cuento esta historia porque ahora sé que Matías y yo, como todos los hombres, eramos uno". Me sigo riendo como un tarado.

miércoles, enero 10, 2007 12:54:00 p. m.  
Blogger Pepo Andra dijo:

Me gustaría ver un dibujo del señor Mantis. Sea este o no digno dde un museo de arte o del estudio de grabación de Tinelli. Un, supongamos, perro dibujado por usted pa'los pibe' y un árbol para el deleite de las mentes de los psicoanalistas presentes.
Saludos desde el escritorio de la computadora, en el living de mi casa. Pepo.

miércoles, enero 10, 2007 1:12:00 p. m.  
Anonymous wilson dijo:

Si el ambiente futbolístico es feo, peor es el del periodismo deportivo.
La verdad del "Caso Pradón" se sabía desde unos días después de ocurrido. Pero nadie lo publicó porque de esa forma se cerraban la puerta de River y cuando tu laburo depende de eso, no poder entrar a un club o no poder acceder a un jugador es sinónimo de muerte.
El tema lo ventiló hace poco un tipo del sitio de Chiche Gelblung.
Ahora que Pipino Cuevas, Constanzo o el Chino Garcé ya ni pinchan ni cortan, todos salieron a confirmarlo.

miércoles, enero 10, 2007 2:10:00 p. m.  
Blogger vic dijo:

su tren es habilidosamente un conglomerado de historias. me gusta.
...entre este muchachito, aquel que vende medias, y el de traje que lo saluda siempre en el trabajo sin saber qué tijera corta... un viaje por un sueño.
saludos a chinchu, beso.

mtjuxebo, la nueva "atari" que sale a competir con la fea xbox

miércoles, enero 10, 2007 3:44:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Sin duda son más las historias como estas en el fútbol que las que conocemos de los grandes jugadores que terminan de suplentes en el quipo líder de Rusia y vuelven a la Argentina con el culo congelado... el fútbol es deprimente... Y pensar que lo sigo con tantas ganas (menos que antes pero ganas al fin).

Hay que hacer un reality que se llame: "las fraca-vidas de las viejas promesas del fútbol argentino"... eso sabés el rating que da!

miércoles, enero 10, 2007 3:55:00 p. m.  
Blogger Paréntesis dijo:

sip, tenia esa version de lo de Pradon también...
(perdon juli por no creerte!!)

miércoles, enero 10, 2007 5:40:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Cuando alguien me cuenta una historia de ese estilo, siempre me la creo. Ponele que el chabón no hubiera tenido la foto con Aimar, y que no hubiera acá varios comments confirmando la historia de Pradón (el gato voladorrr), yo le creería igual. Cuando alguien cuenta una historia bien contada, aunque sea verso, se lo merece.

Yo también quiero ver un dibujo de Mantis, pero eso me hizo sentir medio como una fangirl y no lo iba a decir =/ Pero si también lo dice Pepo, que no corre riesgo de ser fangirl, es que nomás es curiosidad.

miércoles, enero 10, 2007 6:06:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

muy interesante, es interesante saber como se hace de la pasion mas fuerte q tiene el hombre, el negocio mas redondo del mundo y como los dirigentes de un club de futbol tienen tanto o ams poder q cualquier gran politico.

saludos

[FullRockstar]

miércoles, enero 10, 2007 7:43:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

La gente aparece, comenta y se pierde. Nos cuentan sus pareceres, sus dudas, miserias, alegrías, andanzas. Y luego se van para no aparecer más. Sin llevarse nada nuestro. Y dejando en nosotros un gran bagaje de cosas para pensar, hechos algunos, hasta existenciales.

Como ser, el Chino Garcé, estaba haciendo coChinadas? Pipino Cuevas estaba entrando en la cueva?? Y el Cavegol, gol gol gooool?

Qué grande River!
Creo que la Pradón la ligó de rebote..., en el piso.

miércoles, enero 10, 2007 7:50:00 p. m.  
Blogger Pepo Andra dijo:

En mi barrio a esto le dicen "hacerse el boludo, silvar y mirar para otro lado". Señor Mantis, esperamos con ansia (no en plaza Francia) un dibujo suyo, por el amor de Dios y la virgencita que nos miran desde allá arriba (aclaro me "ateosidad").

miércoles, enero 10, 2007 11:44:00 p. m.  
Blogger el pepino peronista dijo:

Lo que no entiendo es que si ud. dice que la anécdota es de hace "algunos años" (en el primer párrafo), cómo es que el jugador habla de lo de Pradón, que ocurrió el año pasado o el anterior.

jueves, enero 11, 2007 12:05:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Godsize: Sabrá usted que en otro Universo, el que se caía del primer piso tras enfrentarse sexualmente con el plantel de Tigre era usted mismo, ¿no? Saludo asteriónico.

Pepo Andra: Tengo ganas de subir dibujos y fotos, pero la PC en casa está averiada y no tengo ganas de hacerle todo lo que hace falta, además de instalarle el escáner. Pachorra, que le dicen. Pero tampoco dibujo lo que se dice "bien" en serio. Para ver dibujos en serio vaya al blog de mi admiradísimo Rodolfo Fucile (Artistas Irrelevantes).

Godsize: Momento... ¿Alguna vez pincharon y cortaron esos muchachos? Habrán valido sus pesos para el club, pero se me hace que nadie se va a acordar de ellos, salvo por este episodio. Yo nunca le presté demasiada atención al asunto, realmente. No fue que dijera: "¡Ah, escándalo, en el futbol no eran todos muchachos recatados!". Lo tomé como a algo evidente.

Vic: Bueno, lo del desconocido se develó hace algunos meses: era parte del persola de comunicaciones. Aunque podría ser una coartada. Ahora hay otros y otras que me saludan y que no se que hacen, pero ya no me da tanta cosita preguntar.

Her...: Me quedé pensado en lo del culo congelado. ¿Será mas fácil o más dificil hacer caca en ese estado?

Paréntesis: Pobre Juli... desde aquí le mando un beso.

Carolina: Pepo es más una groopie que una fangirl. La anécdota es verdadera, pero, ¿Usted también es partidaria del "si no es cierto, merecería serlo"? Le mando un beso gigante.

Fullrockstar: Más que redondo, el negocio es tan grande que me animo a tildarlo de "geoide". Saludos.

El Guz: Al principio sonaba usted como Gastón Pauls a la vuelta de un de sus viajes de cocaína. Le propongo algo: vayamos a probarnos en River. En una de esas nos salvamos para toda la cosecha y no nos ven más el pelo.

El pepino peronista: Usted se quedó en el tiempo, varón. Esto pasó a mediados del 2004, a lo sumo a fines del mismo, si mis cálculos no son erróneos. Mire que cuando uno bebe es más dificil entender las cosas, eh... En internet, en los archivos de algún diario debe estar, que se yo, búsquelo si no me cree. Tiene que ser de cuando vendieron a todos los jugadores enquilombados. Un par de años, hace, seguro.

Saludos a todos.

jueves, enero 11, 2007 8:46:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

Si non e' vero, e ben trovatto! Diría mi Nonna. Más allá de la anécdota, admiro su memoria, si prosa y sobre todo su barrio y su tren que generan tantos hechos posteables.
Saludos,

jueves, enero 11, 2007 9:59:00 a. m.  
Anonymous malena dijo:

Que bueno lo de Alejandra Pradon, tenia que ser mucha la silicona en las nalgas para que rebote de esa manera..!

jueves, enero 11, 2007 10:27:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Pitoti2: Como no va a ser de admirar mi barrio, si lo tenemos a Luis Gerez sentado en la vereda de su casa y tomando mate a pesar de que supuestamente está "escuendido" y traumado.

Es en serio.

Malena: Bueno, bien que habrá rebotado en plena partuza... faaaaaaa... no me haga poner ordinario.

jueves, enero 11, 2007 11:52:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

No le digo. ¡Su casa es una sucursal de Crónica!
Mandele saludos a Fernandez de Rosa, pero pídale por favor que no se haga más el gallego, que me dan nauseas.

viernes, enero 12, 2007 12:25:00 p. m.  
Blogger el pepino peronista dijo:

Todo bien Mantis.
Mi confusión proviene no del alcohol, sino del hecho de que para mí "algunos años" siempre son más de cinco. Sino son "dos o tres años". Una simple cuestión semántica (¿se dice así?)

viernes, enero 12, 2007 11:39:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Pitoti2: A Fernandez de Rosa no lo ví, pero sería gracioso... insisto, preferiría encontrarme con Berugo.

El Pepino peronista: Ha de ser usted muy mayor. Cuando quiera darse cuenta va a estar como mi madre, que les dice "chicos" a los cuarentones.

Saludos a todos.

sábado, enero 13, 2007 8:38:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home