lunes, febrero 05, 2007

Así habló Chinchulín #13: Fund Po

Así habló Chinchulín – Vida Diaria – Del Habla

A veces, siento que el mundo hace las veces de una oficina de objetos perdidos; una caja de cartón corrugado donde van a parar todas esas cosas que venimos perdiendo desde nuestra infancia: un crayón verde casi nuevo, un cuchillo que antes estaba clavado en una maceta y ya no está, una escarapela, un documento de identidad. En Japón, tales departamentos funcionan de la siguiente manera: uno encuentra algo cuyo dueño no aparece –supongamos, un maletín lleno de dinero-, y lo declara ante las autoridades. Si transcurridos tres meses nadie se aparece a reclamar, el objeto pasa a ser del afortunado, que regresará a casa recitando un soneto de Francisco Luis Bernárdez convenientemente aprendido para la ocasión.

Un viejo sabio de mi tribu solía contar una historia muy interesante. En una época, el hombre recibió de Alá un presente. Un don, un regalo, un milagro… llámenlo como quieran. Tal manifestación era conocida como Fund Po, y su tarjeta de presentación decía lo siguiente: “Divinidad protectora de las cosas perdidas. ¿Perdió usted algo? Fund Po se lo encuentra”

Para beneficio literario de quien les habla, Fund Po no podía ser buscado y encontrado, ya que no aparecía a menos que le interesase ayudar a un pobre necesitado. Sólo ponía dos condiciones a quienes se volvían merecedores de sus servicios: en primer lugar, la de no revelar jamás, jamás, su apariencia física. El castigo por romper dicha regla era severo, y probablemente ustedes ya lo hayan imaginado: el objeto encontrado volvía a perderse, pero para siempre, y siendo encontrado inmediatamente por otro fulano que jamás lo perdería. La segunda condición instaba al “cliente” a perder otra cosa, a fin de no alterar el equilibrio cósmico y el balance del Universo todo. Pero el objeto a extraviar no podía elegirse.

Cuando supe de esta leyenda, me propuse identificar a quienes hubiesen recibido los servicios de Fund Po. Eran más de los que yo creía, pero ninguno se atrevió a darme la razón o afirmar existencia de aquel experto buscador y “encontrador” profesional.

Algunos habían perdido la salud y encontrado una vocación profesional. Muchas mujeres habían encontrado al futuro padre de sus hijos y perdido al mismo tiempo la silueta, y otras tantas encontraban la felicidad en el divorcio, pero tenían que salir a trabajar y cuidar los gastos tras perder por defecto el sueldo del marido. Los héroes viscerales habían encontrado la gloria y perdido la vida. Los menos reían felices de haber perdido un trabajo y encontrado otro mejor. Los más, se lamentaban por haber hallado la mujer de sus sueños y perdido toda chance de conseguirla. Los giles, curiosamente, se contentaban creyendo que habían encontrado una amiga cuando en realidad habían perdido una novia.

Algo que descubrí fue que, en general, el hombre malo tiende al egoísmo y es castigado por Fund Po. Ciertos engendros no lamentan la pérdida, sino que se descomponen de rabia sabiendo que otro va a encontrar algo que creen suyo, y aplican tal metodología de pensamiento tanto a los billetes de veinte pesos traspapelados como a sus derrotas amorosas, y no se entristecen por dejar de ser amados, sino que les da bronca que otro se quede con la mina.

Si se me permite la reflexión, diré que me resulta difícil no preguntarme acerca de la verdadera validez de los poderes de Fund Po. Porque a quienes buscan su perdido lugar en el mundo o su olvidada misión en esta Tierra, bien les vale arriesgarse a pagar los servicios de los dioses y perder el teléfono celular por un agujero en el bolso, pero aquellos que hayan perdido una corbata en una tintorería no deberían apostar a recuperarla, sabiendo que podrían al mismo tiempo despedirse involuntariamente de un sueño, una aventura amorosa o una oportunidad a candidatearse para una banca en el senado… y concientes como somos de que el buen arte nace de la ausencia de algo, de la necesidad de llenar el espacio vacío que un elemento fugitivo o nunca existente ha sabido dejar… ¿Valdría la pena reencontrarse con ese algo y renunciar a la poesía?

Gracias al descuido de mi amo, que no cerró correctamente el cajón de sus apuntes, pude conseguir una descripción del aspecto de Fund Po. Por supuesto que no se las voy a brindar, no vaya a ser cosa que mañana yo me levante y eche en falta mi desayuno. Les diré, eso sí, que su forma dista mucho de ser la que esperaba.

Algo es seguro: Fund Po sabe muy bien que siempre van a ser más las cosas perdidas que las encontradas, y es por eso que se aparece tan poco ante los gandules que esperan encontrarse con sus deseos concretados sin querer renunciar a nada, sin querer perder algo a cambio. Tal vez sea eso lo que Fund Po quiere. Quizá su misión no sea otra que la de jerarquizar las pérdidas, haciéndonos ver que uno puede arriesgarse a perderlo todo, siempre y cuando tenga en claro lo que quiere encontrar.

Etiquetas: , ,

18 Comments:

Blogger yerbanohay dijo:

Yo creo que las cosas que realmente duelen al perderse, son las que se pierden absolutamente. Quiero decir, si yo pierdo un dinero, o un anillo o un perro y alguien lo encuentra, eso no esta perdido absolutamente, esta perdido solo para mí.Puedo hasta consolarme pensando en la alegría del que lo encuentra. Pero si se me seca una planta ,o se queman mis libros, o pierdo un amigo,o aun mas terrible,se me muere un ser querido, ese dolor es absoluto. Porque lo perdido se vuelve perdido para todo el mundo. Y duele absolutamente mas. Lo único que nos queda es confiar que realmente exista el paraíso.
un beso.

lunes, febrero 05, 2007 10:49:00 a. m.  
Blogger Caliope dijo:

srto chinchulín, quizas por las cosas que perdi en este fin de semana, tenga que venir ahora a encontrar su texto para desear tirarme por el balcón. Si, su Fund Po funciona.
Aún así yo lo quiero mucho, no se puede comprar su libertad????
pagaría, pagaría

besos grandesss

lunes, febrero 05, 2007 11:28:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Yerbanohay: ¿Y si el paraíso existe y nuestro lugar es otro, hagamos lo que hagamos?

Caliope: Si, la libertad del negro tiene precio. Doscientos pesos. Es en serio, usted me manda un sobre con $200 y yo lo dejo libre. En serio, 200 pesos.

Que no es lo mismo que vender al negro, eso no. Cuando salga de mis manos, lo hará en libertad o en una bolsa para cadáveres.

lunes, febrero 05, 2007 11:33:00 a. m.  
Blogger Perica dijo:

sabio...chincu es sabio. no me canso de repetirlo.

este fin de semana, definitivamente perdi algo...y no estoy muy segura de que lo que gane sea mucho mejor... pero a veces, los no tan sabios como el negrito, nos conformamos con lo no mejor...que chotada

mis reverencias a chinchu y su amo.

lunes, febrero 05, 2007 11:57:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Perica: Espero haya perdido usted una hebilla para el pelo, de las descartables.

Quédese tranquila, que en cualquier caso, va a encontrar alguna hebilla perdida por otra. Besos.

lunes, febrero 05, 2007 12:24:00 p. m.  
Blogger gen71 dijo:

Conozco gente que encontró la forma de asegurarse un presente de holgura monetaria, por la cual decidieron perder la dignidad... Excelente reflexión negrito, y hágame caso, no golpee más a su amo con sus costillas, lo va a hacer enojar.

lunes, febrero 05, 2007 12:39:00 p. m.  
Anonymous Luna dijo:

A mi me gustaría encontrar mi caja de lápices de colores que antes de irme de vacaciones la dejé arriba de la mesa pero a la vuelta nadie sabía de su paradero....

Pucha justo hoy que ando con ganas de dibujar!

Luna

lunes, febrero 05, 2007 12:43:00 p. m.  
Blogger Cronida dijo:

No hay con que darle, Chinchu me cae más que bien!

Yo vivo perdiendo y encontrando cosas... Por ahora siempre encontré cosas que hicieron valer la perdida. Esperemos que Fund Po no me juegue una mala pasada...

lunes, febrero 05, 2007 2:10:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Gen71: Yo no me enojo... tampoco es para tanto.

Luna: Debería usted perder las ganas de dibujar. Le aseguro que así encontraría sus lápices.

Cronida: La mala pasada se la juega usted solo, señor... ¿Acaso no ha perdido su anonimato?

lunes, febrero 05, 2007 2:26:00 p. m.  
Blogger Carolina dijo:

Para pensar. Emocionante.

Comentario de corazón en pena: este me asustó -> Los más, se lamentaban por haber hallado la mujer de sus sueños y perdido toda chance de conseguirla.

lunes, febrero 05, 2007 3:51:00 p. m.  
Blogger Pitoti2 dijo:

Es dificil decidir que cosas está uno dispuesto a sacrificar para hallar lo que se desea. Peor aún es cuando uno tiene el objeto del deseo, que no pasaba de ser un mero capricho y se da cuenta que lo perdido era lo que necesitaba y no lo sabía por haberlo tenido consigo todo el tiempo.

lunes, febrero 05, 2007 5:58:00 p. m.  
Anonymous celess dijo:

Muy hermosa la manera de referirse a este asunto. Lo unico que se es que las cosas aparecen cuando uno no las necesita o cuando uno no las busca.
A mi se me perdio mi billetera hace poco y lamente muchisimisimo perderla porque me la habia regalado mi abuela y por el registro que me costo muchos madrugones y stress conseguirlo. Me puse tan pero tan feliz cuando me la devolvio el cartonero que ni me importo en lo absoluto que se quedara con los 100 pesos ke tenia adentro .
Me da pudor la clave de verificacion que me toco hoy..

lunes, febrero 05, 2007 6:07:00 p. m.  
Anonymous Limpia dijo:

Lo unico que me gustaría que revelasen es lo siguiente:

Cuando uno se dispone a perder todo, cualquier cosa o todo, da igual.. Fund Po aparece, ¿no?

lunes, febrero 05, 2007 9:07:00 p. m.  
Blogger Eli dijo:

Qué bella reflexión, Chinchulín!
Personalmente, las cosas importantes de la vida, me bastó darlas por perdidas después de mucha búsqueda, para encontrarlas.

martes, febrero 06, 2007 12:32:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Carolina: Bueno, gracias. Y eseo que a usted la susta es más recurrente incluso que los amores correspondidos. Pero hay para todo... y para todos.

Pitoti2: Lo que se dice, "jerarquizar" las pérdidas.

Celess: No vale que no me cuente la clave de verificación. No vale. Si total no nos ve nadie...

Limpia: No lo sé. Pero imagino que depende... ¿usted perdió algo y lo está buscando? ¿O nomás pregunta por si acaso?

Eli: No sea ñoña, caramba. A este blog nadie viene a decir: "aaaaayyyy", acá somos todos machos. Hasta las minas son machos.

Saludos a todos.

martes, febrero 06, 2007 8:37:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Carolina: Quise decir "Eso que a usted le asusta".

martes, febrero 06, 2007 8:39:00 a. m.  
Anonymous eli dijo:

Eh, grande Chinchulo, carajo! Así se habla, macho!
(Así está mejor, Mantis, o tengo además que rascarme pliegues corporales en público para recuperar su respeto?)

martes, febrero 06, 2007 10:00:00 a. m.  
Anonymous Limpia dijo:

Perdí algo y lo estoy NECESITANDO, como uno necesita al aire, vio?

Ya busqué FundPo en la guia telefónica pero nada, quería avisarle (y aprovecho este medio para hacerlo) que dejo a su disposición todo lo que necesite a ver si me encuentra eso que estoy buscando..

miércoles, febrero 07, 2007 3:07:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home