jueves, julio 13, 2006

Las grullas y la noche

Vida Diaria

Sube en Vicente Lopez, y tendrá unos cincuenta y cinco años. Es uno de los habitués del primer o segundo vagón del tren que me tomo todos los días. Siempre viste en tonos de marrón. Imagino que su esposa, madre o hija son las responsables: se nota el toque de una mujer humilde pero prolija en los detalles. Es tan petiso que cuando se sienta, sus zapatitos gastados pero lustrosos apenas si rozan el suelo, y su voz gangosa -que agradece el asiento cedido y pide se le dispensen las molestias- es inconfundible. Me cae bien, porque festejo a las personas que pese a su discapacidad no gritan productos o interpretan canciones en un horario en el que recién me levanto y –por lo general- soy presa de la detestable intolerancia que se me pasa a eso de las diez de la mañana, horario a partir del cual creo decente dar limosnas a cierto porcentaje de los menos afortunados, aún cuando eso me signifique un déficit monetario y el tener que tomarme un colectivo menos de vez en cuando.

Anteayer, a escasos dos metros de su posición, lo escuché conversar con el muchacho sentado a su lado:

-Discúlpeme, ¿Usted toma el subte en Retiro, Señor?
-Sí
–respondió el flaco cazándola al vuelo-. No se preocupe que yo lo acompaño.
-Bueno, se lo voy a agradecer, Señor.

Y luego escuché dos o tres comentarios acerca de las estaciones en las que bajaba cada uno, a los cuales no presté atención. Me quedé pensando en lo terrible que debe ser vivir en la oscuridad eterna, y lo placentero de presenciar cualquier tipo de manifestación de los buenos modales en la gente, y les perdí el rastro, preocupado por lo mucho que me costaba respirar debido a mi precario estado de salud.

Ayer, el asiento cedido fue el que se ubicaba frente a mí. Mientras yo pensaba en como lidiar esa tarde con el cumpleaños de mi madre considerando la dolorosa y novedosa ausencia de mi hermana de aquí en más para este tipo de situaciones, escuché como repetía las inquisiciones del día anterior, esta vez, con la vieja sentada delante suyo.

-Discúlpeme, ¿Usted toma el subte en Retiro, Señor?
-No –
respondió la vieja guardando la revista de crucigramas en la que había escrito que el símbolo químico del sodio era “So”- Yo me voy para otro lado.
-Ah, bueno, disculpe, señora.

Y lo vi voltearse hacia mí.

-¿Usted toma el subte en Retiro, Señor?
-No –
respondí con sinceridad y teniendo que agacharme una barbaridad.
-¿No me haría el favor de acompañarme hasta las escaleras del subte? –
me pidió antes de que yo pudiese decirle que no tenía inconvenientes en asistirlo.
- Si, no se haga problema. Yo lo acompaño.

Nos quedamos en silencio hasta que el tren arribó a destino.

-Llegamos- le dije tomándolo del brazo.
-Si, llegamos. Mejor me agarro yo de su brazo –sugirió él, más experimentado que yo en estas situaciones y comenzando a caminar.
-¿Su nombre, señor?
-Daniel, ¿Cuál es el suyo?
-Andrés. Es un placer.
-Gusto en conocerlo, Andrés… que tiempo loco, este. No sabía si salir con campera o pulóver. La humedad está terrible.
-Está bastante pesado, sí.
-Dicen que en el futuro la ropa de invierno la vamos a tener que tirar, por eso del calentamiento global.
-Espero que no –
le contesté riéndome-. Es la mejor que tengo.
-¿Conocés el origami, Andrés?
-¿…? … Sí, a decir verdad, sí.
-Yo se hacer muchas cosas con papel: hago pájaros, animales de todo tipo.
-Yo una vez le hice a mi novia uno que encontré en Internet, en una página rusa. Me llevó tres días y una montaña de papel, consistía en una pareja tomada de la mano, todo en una sola hoja. Después lo pinté con témpera y lo pegué en una tarjeta.
-¡Mirá vos, que lindo! –
me contestó visiblemente interesado-. ¿Viste esos sapitos de papel que los chicos hacen en el colegio, que se abren y se cierran de varias maneras y sirven para jugar a las adivinanzas con colores?
-Sí –
respondí recordando tales papirolas-. Pero nunca supe hacer una. A mi me gustaba hacer aviones.
-Yo sé como hacer una piñata con esos sapitos.
-No me diga…
-Sí, también se hacer cinturones… pero ¡Mire que yo tomo el subte dentro de la estación, eh!
-Si, señor, no se preocupe. Lo que pasa es que del otro lado están las boleterías y hay mucha gente empujándose, por eso preferí que camináramos un poco más -
posándole una mano sobre el pasamanos-, ya llegamos, acá está la escalera.
-Bueno, muchas gracias, Andrés. Muchas gracias. Que tenga buen día.
-No fue nada, no se preocupe.
-Un gusto conocerlo.
-No, el gusto es mío, Daniel.

Estoy en condiciones de decir que fue la mejor conversación que he tenido en mucho tiempo.

36 Comments:

Anonymous deapoco dijo:

las calles de Buenos Aires tienen ese no sé que..
Me encantó también.

jueves, julio 13, 2006 10:08:00 a. m.  
Blogger Señorita Cosmo dijo:

Cha de la lora! Yo sabía que eras un tierno!!!
Para mi, de todas las discapacidades la que más me aterra es la de quedar ciega.

La novela que está buena es "El día de los trífidos", en la que todos los seres del mundo se quedan ciegos, y los únicos que pueden sobrevivir son los ciegos de nacimiento y los protagonistas.

jueves, julio 13, 2006 10:10:00 a. m.  
Blogger Jes dijo:

Que lindo, me encantó!
Mandale saludos a Daniel... yo también hago origami, por eso me llamo profundamente la atención el título del post, las grullas son mis preferidas ^^
Que grooooso

jueves, julio 13, 2006 10:14:00 a. m.  
Blogger Cruella De Vil dijo:

Mantirula:
Moooy lindo su relato.
Me acabo de dar cuenta de que, a pesar de sus intolerancias matutinas es un ternurorrrrr!
=P

Yo no abro del todo los ojos hasta que no bajó el sol.
Recién ahí, amago a despertarme.
Debo tener algo de vampiro en mi ADN.
MUEJEJEJE
>=P

jueves, julio 13, 2006 10:18:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Deapoco: ¿Vió? Damos Pena es un vicio sano. El enfermo es quien las escribe...

Cosmo: Obvio que soy un tierno. Me sorprende que mucha gente me cree un cretino despreciable cuando en realidad soy el yerno ideal de vaya a saber uno cuantas viejas.

Me gustó la idea de ese libro. Voy a investigar.

Compota: Serán dados y cubiletes. El título es una mera referencia a esas famosas letras de J.L.Borges, obviamente. Aunque la palabra grullas está directamente linkeada a Daniel Larusso, al menos en mi cabeza.

Cruella: Mantirula... No he sabido de vampiros dálmatas, o viceversa.

jueves, julio 13, 2006 11:01:00 a. m.  
Blogger ^Lena^ dijo:

Es loquisimo... me sorprendio el titulo dado que ayer emprendi la tarea de plegar mis Mil grullas... casualidad? muy loco todo lo que pasa en este blog..
muy bonito lo que escribio don mantis.. ya empiezo el dia sonriendo.. y lo continuo plegando grullitas :)

jueves, julio 13, 2006 11:16:00 a. m.  
Blogger Goyitrina dijo:

Siempre se estan subiendo ciegos al bus que tomo par ir a la universidad. Cerca de alli queda un instituto de ciegos y aunque a penas me acostumbro, es sorprendente como se manejan. Algunos ni siquiera piden ayuda para bajarse en las paradas, no tengo idea de como lo hacen (pensar que yo, con mis ojos, aunque miopes, bien puestos me paso las paradas frecuentemente)...

jueves, julio 13, 2006 11:23:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Vamos de casualidad en casualidad, Lena. Primero con Marina y ahora con vos.

Lo que pasa en este blog se queda en este blog. ¡Código de silencio para todos!

jueves, julio 13, 2006 11:25:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Goyitrina: Los habemos miopes peores. Yo sé que si me saco los anteojos soy capaz de subirme a una autobomba a la voz de: "buendía... setenticinco".

En serio, no veo un catzo.

jueves, julio 13, 2006 11:27:00 a. m.  
Anonymous Lala dijo:

Debo confesar que es una de las pocas veces que escucho hablar bien de un ciego. En general y debido a una experiencia terrible y traumática que tuve con una ciega en el bondi hace unos años atrás, les tengo pánico. Se que son seres humanos, sienten, piensan, igual que todos pero no puedo evitar tenerles miedo.
Que bueno que haya ciegos buenos y educados en Bs.As.. En Rosario, la mayoría de los no videntes con los que me topado o he querido ayudar a pesar de mi mal trago, son soberbios, maleducados y desconfiados.
Muy buena tu historia y espero que hayas podido pilotear el cumple de tu mamá. Fuerza para todos!

jueves, julio 13, 2006 11:40:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Lala: Creo que los cretinos no son definidos por su discapacidad, color de piel, religión o prefesión. Los hijos de puta, hablando mal y pronto, practican su hijoputez a diario más allá de sus condiciones sociales o espirituales.

Acerca del cumple de mi vieja... bueno. No lo olvidaré nunca, eso es seguro. Procuraré postear aunque sea un chiquitín a ese respecto.

jueves, julio 13, 2006 11:44:00 a. m.  
Blogger Marina dijo:

"y los únicos que pueden sobrevivir son los ciegos de nacimiento y los protagonistas" me imagino que debe ser un buen libro, pero la frase quedó muy de película de holywood en la que por alguna razón que no tiene sentido los protagonistas se salvan! jaja

bueno Mantis, acepto su código de silencio

Jaja y creo que yo voy en el camino de no ver nada nada sin anteojos... ya me cuesta reconocer los colectivos... Por suerte todavia reconozco la "forma colectivo" y cuando está masomenos cerca el número... si no, me guio por los colores. Ahora, a la hora de tomar un ramal en particular, voy muerta

Muy lindo su post. Me acordar a un par de experiencias similares. Es increible ver como la gente que no ve peude manejarse perfectamente por la ciudad, muchas veces sin pedir ayuda... Por otro lado no estoy de acuerdo con lala, pero la entiendo. Creo que la cuestión no es que el discapacitado sea mas o menos hijo de puta, pero creo que sufren muchísimo: los discriminan, mucha gente jamás hace un gesto para ayudarlos y tienen que ir por la vida luchando contra algo que no pueden evitar, prácticamente sin ayuda. Si a mi me sucediera algo así, es probable que me volviera mas resentida de lo que soy. Hay que tener mucha fuerza interna para salir adelante sin uno de tus sentidos o sin una función de tu cuerpo. Con lo cual, es probable que uno se cruze unos cuantos discapacitados que sean agresivos contra el mundo exterior... como respuesta defensiva a como el mundo exterior es con ellos.
Por suerte, Daniel logró encontrar esa fuerza y te alegró el día con una hermosa charla y nos alegró a tus lectores de rebote. Conocer gente con esa fuerza siempre nos hace bien.

jueves, julio 13, 2006 12:00:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Marina: No se si será que me alegró el día, pero me hizo sentir no sólo buen tipo, sino también más util y digno del cielo.

Pero que sonreí, seguro.

Acerca de lo que haría yo en caso de quedarme ciego, perfiero no cunjeturar ni por si acaso. Cada vez estoy mas chicato.

jueves, julio 13, 2006 12:15:00 p. m.  
Anonymous Lala dijo:

Creo que es verdad lo que vos decís..
Hay hijos de puta blancos, negros, gordos, flacos, ricos, pobres, etc., etc. Y no apunté a la discriminación, solo que como contaba, he tenido unas experiencias terribles con personas ciegas, que me dejaron marcada. Creo que los no vidente son personas extremadamente especiales por vivir en un mundo extremadamente especial. Jamás pensaría en discriminarlos ni a los ciegos ni a nadie que posea una discapacidad.
Solo que los ciegos me dan mieditoooo

jueves, julio 13, 2006 12:18:00 p. m.  
Anonymous Lala dijo:

Ah, y le quiero aclarar a Marina que la experiencia nefastas que tuve con ciegos fue justamente por ayudarlos o preguntar si necesitaban ayuda. No por otra cosa. Y no los juzgo. Entiendo que no debe ser fácil y como alguien dijo aquí es una de las peores discapacidades. Si yo que veo muy mal sin mis "ojos de repuesto" me pongo como loca, ni imaginar que sería sino viera nada, de nada.
Besos para todos.

jueves, julio 13, 2006 12:46:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Ya está, Lala, quedate tranquila o te vas a lastimar...

Discriminar, discriminamos todos. Es, me parece a mí, indispensable para hacer del mundo un lugar mejor. La definición de diccionario que estás buscando es la de "segregar". That´s the bitchy one.

Un beso para tí.

jueves, julio 13, 2006 1:08:00 p. m.  
Blogger Cronida dijo:

Yo también me acuerdo de un ciego que cada tanto se tomaba el micro donde yo me lo tomaba en la secundaria. El también se bajaba solo... La verdad que no se como hacía! Tengo un par de teorías: va contando de alguna manera que no se me puede ocurrir las cuadras que pasaron; tiene poderes psiquicos y le va leyendo la mente a los demás pasajeros para saber donde bajar (de paso chusmea que piensan); no es ciego.

PD: Los cinturones los hará de papel? O hará cinturones de cuero o algo así?

jueves, julio 13, 2006 2:19:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Conocí un tipo absolutamente ciego de nacimiento que sabía decirte el color de un auto con solo tocarlo, y no era truco. Aparentemente, sus sentidos funcionaban combinados y extremadamente potenciados. Era -y es- tecladista, músico de toda la vida, BTW. Cosa de mandinga.

Acerca del material del cual estaban hechos los cinturones... pues supongo que dependerá del material con el que estén hechos los pantalones a sujetar.

Sería lo menos divertido, pero lo más lógico.

jueves, julio 13, 2006 2:48:00 p. m.  
Anonymous Daniel C. dijo:

Si el tema de la ceguera te interesa, hay dos libros cercanos. Uno es el "Ensayo sobre la ceguera", una excelente novela de Saramago, y el otro, un poco más siniestro, es el "Informe sobre la ceguera", que está en "Sobre héroes y tumbas" de Sábato.
Uno de los que más desdramatizó la ceguera fue Borges, que tiene poemas y ensayos dedicados al tema. Hay una conferencia suya que recorre la larga lista de poetas ciegos en la historia, desde Homero en adelante. Ese texto está en un libro llamado "Siete noches". Muy bueno tu post, Mantis.

jueves, julio 13, 2006 3:51:00 p. m.  
Blogger Lucas Efe dijo:

Man (tis), hacía tiempo que no leía algo tan lindo. Me gustó mucho. No tengo mucho mas que decir. Que se repita.

jueves, julio 13, 2006 5:58:00 p. m.  
Blogger + Feliz que la mierda! dijo:

Hermoso relato. Felicitaciones...

jueves, julio 13, 2006 6:15:00 p. m.  
Blogger GC es un grande dijo:

Simplemente me encantó.

jueves, julio 13, 2006 11:03:00 p. m.  
Anonymous Mane dijo:

Me encanto! Tambien me hizo acordar a una mujer ciega que se bajaba siempre en la misma estacion del bondi q yo. Para bajar no tenia probliema alguno pero a veces pedia ayuda para cruzar la calle. Las veces q no pedia ayuda era por q en la esquina la esperaba su marido, tambien ciego, y se iban juntos de la mano, ambos con su bastoncito blanco y cruzando con mucho cuidado y habilidad la calle. Siempre los miraba ir juntos y siempre me parecio de lo mas romantico q he visto, no se por q...

jueves, julio 13, 2006 11:22:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Daniel C: Lo de Borges lo sabía, y algo recuerdo haberle oído o visto comentar acerca de los ciegos famosos. Sin embargo, coincidirá usted conmigo si le digo que sus poemas no me parecen los más recomendables, mas allá del tema que desarrollen. Gracias por los elogios, que cuando vienen de usted, valen doble.

Lucas Efe: Gracias. Debo reconocer que no soy partidario de escribir textos tan largos, debido a que atentan contra la idea del formato "blog" y desalientan a muchos de mis lectores, pero a veces no puedo resistirme. Vuelva, que trataremos de que Damos Pen@ le guste cada vez más.

Mas feliz... : Gracias, la foto de su perfil también es hermosa.

GC es un grande: Ay... gracias. No me lo diga tan así, que me voy a ponre colorado, y eso no es bueno para los mántidos en ningún caso.

Mane: Vaya uno a saber. Tal vez sea incluso más facil quererse y llegar a comprenderse en pareja cuando es necesario hablar y escuchar al otro mucho más...

viernes, julio 14, 2006 8:25:00 a. m.  
Anonymous Guillermina dijo:

Hace tiempo que leo tu blog, nunca comenté (no sé por qué), pero me veo obligada a decirte que este es el post más lindo y tierno que he leido. Excelente.

Un abrazo desde Bahía Blanca,

Guille.

viernes, julio 14, 2006 8:50:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Gracias, Guille. Por leer el blog, por comentar y por tratarme de tierno...

Ay, me siento un amor de pibe, que quieren que les diga... este post me ha hecho mejor persona.

viernes, julio 14, 2006 9:11:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

No, lo que te hizo mejor persona es que te salio del alma ayudar.
(Y eso no te lo proporciona ningun post)
Es la primera vez que te leo, pero te juro que no la ultima. Te felicito!
(No por el post, sino por el SER)

viernes, julio 14, 2006 1:22:00 p. m.  
Anonymous NATY!!! dijo:

No soy anonima!!! Me llamo: Naty

viernes, julio 14, 2006 1:26:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Bienvenida, Naty. Me someto a tus amenazas.

Pero, caramba... ¡es que estoy mucho más orgulloso de mi blog que de mi ser! Ni que fuera la primera vez en que ayudo a alguien...

¿Tan mala idea tenían de mi? A mi me parece que actué de la manera mas habitual, era obvio que iba a comportarme así...

viernes, julio 14, 2006 1:50:00 p. m.  
Anonymous Naty dijo:

No me habia formado ninguna idea de vos, de hecho estoy leyendo tus post viejos para conocerte mejor.(Sono a lobo de caperucita)
Solo vos, sabes cuan gratificante es la sensacion, que haber ayudado, te dejo durante todo el dia. Y el hecho de que lo des por OBVIO, es mucho mejor...

viernes, julio 14, 2006 2:06:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Naty: Lo que más me gratificó fue la conversación -distendida y civilizada-, y no la sensación de sentirme bueno. Porque, en realidad, también me he sentido bien haciendo más de una travesura a lo largo de mi vida.

Pero entiendo a lo que vás, y estoy casi completamente de acuerdo.

sábado, julio 15, 2006 8:58:00 a. m.  
Blogger Nikka dijo:

Llegué tarde. Lindo relato.

Chauchas y palitos.

domingo, julio 16, 2006 6:50:00 p. m.  
Blogger Carolina dijo:

=)

lunes, julio 17, 2006 12:31:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

Nikka: Nunca es tarde cuando la limosna es grande.

Carolina: ¿Usted cree? Yo también pienso así...

lunes, julio 17, 2006 8:20:00 a. m.  
Blogger Cronida dijo:

Ahora... Si el tipo ciego... Como hizo para darse vuelta hasta donde estabas vos? O sea, no "como lo hizo", sino como sabía que vos estabas ahí? Esto fundamente mi teoría de los superpoderes... creo.

lunes, julio 17, 2006 5:24:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Bueno, tan dificil no era. El tren estaba lleno hasta las orejas. Bastaba para que se diese vuelta en cualquier dirección para que tuviese a quien preguntar. Era como acertarle un piedrazo al agua mientras te caés del bote. Piece of cake.

miércoles, julio 19, 2006 8:16:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home