martes, octubre 31, 2006

Segundo Día: Domesticando al Animal

Yo por Dentro – Científicamente – Comestible - Otros

La gira sigue. Hoy le tocó aguantarme a “Animal”, de Hacé click salame!, sitio perpetrado con recursos sobrados y elementos que lo hacen diferente al resto. Las animaciones del innombrable y sus múltiples y trágicos finales, son recomendables en serio.

El nombre de la pág. es genial desde varias perspectivas y lo salpica de algunas visitas descolocadas (o no). Es difícil darse una vuelta por los comentarios y no encontrarse a algún/a fulano/a adolescente de habla hispana dando a conocer su dolor espiritual, abandono amoroso y/o supuestos deseos suicidas. Y llámenme cruel, pero a mí me divierte eso de que Google le tome el pelo a los papanatas y los mande paseo a casa de un diseñador medio ninja y antisocial, pero en absoluto despreciable.

Debajo del link, y obedeciendo a las leyes morales del buen gusto y el intercambio, publico también un artículo (escrito curiosamente en un estilo diferente al usual) provisto por el casi veterano webmaster y cálidamente recibido en Damos Pen@. Por decir algo, que se yo.

Choripán Extreme

La Fórmula del Amor (by Animal)
Científicamente

La mente humana es muy simple como para entender ciertas cosas de la vida, incluso podría decirse que solamente se puede comprender un mínimo porcentaje de ella. Es por esto que a lo largo de la historia surgieron mitos, fantasmas, religiones y demás formas de explicar lo que no podíamos alcanzar.
La ciencia no es una excepción, ya que investiga y analiza (con mucho mayor fundamento) las grandes dudas del mundo. Sin embargo, es sorprendente cómo la matemática y el amor todavía no se cruzaron. Existen fórmulas para casi todo... incluso, según me comentaron, hay algoritmos para crear canciones exitosas (que no es sinónimo de "buenas").

Tratar de calcular el nivel de amor de una pareja o de una persona es un tema que se atribuye principalmente a una columnista de la revista Cosmopólitan, pero ya se comprobó que son un fraude. Respondiendo todas las opciones "A" de esos tests lográs ser la mejor amante, y respondiendo las "C" podés autoconvencerte y tomar coraje para dejar a tu novio, ya que este método se basa en preguntas y supuestos, pero no en hechos.

Por eso los expertos de la materia (matemática, no amor) estuvimos quemándonos las cejas durante muchas noches tratando de conseguir la bendita fórmula del amor, y luego de mucho esfuerzo lo conseguimos.
Dejando de lado la idea de que si hubiéramos ido a tomar algo a un bar habría sido más factible "conseguir amor" que quedándonos calculando tanto tiempo, comenzamos a hacer pruebas en ratas de laboratorio. En primera instancia no tuvimos éxito, ya que notamos que las ratas no podían expresar sus sentimientos hacia las hembras de su especie por falta de recursos (flores miniaturas, bombones de queso, falta de privacidad), así que saltamos etapas y comenzamos a experimentar en seres humanos.

El hecho de que no divulguemos la fórmula es porque los experimentos también fueron un fracaso rotundo, aunque en teoría todos los cálculos son correctos. El primer paciente calculó que sentía 43 grados philigrados, y al comentárselo a su pareja, recibió una respuesta del tipo "¿43? ¿Por qué no 46?". En un segundo experimento con otro sujeto se notó una respuesta del tipo "Y con tu ex cuántos grados te habría dado, eh?". Por último, en un tercer resultado fallido concluyó con la afirmación "Estás usando esto de excusa para no ir a comer con mis viejos".

Con tantas complicaciones, nosotros los hombres dedicados a la ciencia agradecemos tener amor sólo por los números, la investigación y por Star Trek, que gracias a las enseñanzas de Vulcano pudimos encontrar en el Sr. Spock un modelo incomparable de supervivencia humana (aunque no lo era).
Mañana: La Araña Malvada

10 Comments:

Anonymous Animal dijo:

Hmm que puedo decir...

Me gustó la intro, nada más.

Saludos!

martes, octubre 31, 2006 9:10:00 a. m.  
Blogger vic dijo:

esto que está haciendo me encanta. sépalo. (y sigo como espectadora. beso)

edevmsu: al edén me sumo o me subo (qué está arriba? no sabía...)

martes, octubre 31, 2006 11:24:00 a. m.  
Blogger Señorita Cosmo dijo:

A mi si me quieren 48 grados por ejemplo, ya siento que me asfixian pero igual, si me quieren menos me siento mal, por que a lo mejor a "la otra" SI la querían 48 grados, y ¿por qué a ella más que a mi???

(quién entiende a las mujeres?)

martes, octubre 31, 2006 11:30:00 a. m.  
Blogger Felipe dijo:

AAAA... yo tambien intente llegar a la fórmula... pero en un momento llegué a una división por cero...

Maldito cero, y yo que pensaba que la tenía

mi palabra es "fimli"... ¿me querrá dar una pista en relación con el amor filial?

martes, octubre 31, 2006 3:12:00 p. m.  
Blogger Godsize dijo:

Para mí guita=amor (o algo tan parecido que no importa que no tenga nada que ver). De todas formas me parece más útil buscar la fórmula para encontrar el control remoto.

martes, octubre 31, 2006 6:21:00 p. m.  
Blogger Feehitoo dijo:

Muy bueno el post prestado. Me acorde de un cuento de asimov, en donde en cierto pais ya no era necesario que todas las personas votaran. Se elegia a un solo representante al azar (creo) y una maquina le hacia algunas preguntas. Despues segun las respuestas la maquina simulaba la votación y decia quien hubiera ganado.
Saludos!

martes, octubre 31, 2006 7:21:00 p. m.  
Anonymous el pepino peronista dijo:

Ya lo dijo el gran chizito Winograd: Billetera mata galán.
I rest my case.

martes, octubre 31, 2006 11:57:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

yo me conformo con que me caliente los pies que siempre los tengo fríos

miércoles, noviembre 01, 2006 12:58:00 a. m.  
Blogger Mantis dijo:

No sé si fue prestado, mas bien fue un trueque con derechos reservados.

miércoles, noviembre 01, 2006 1:08:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo:

ok medimos en fili que??? no se si alguno me ha querido lo unico q se es q fili...ng no habia

lunes, noviembre 06, 2006 1:48:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home