miércoles, mayo 31, 2006

El Club de los Enamorados - Chapter II

Guías, listas, manuales, etc.

Veo que gustó el comienzo de la colección. Aquí los dejo con la segunda parte de la trilogía. Incluyo un "Bonus Track", con una que no había prometido.

4) El mal perdedor. “Está con otro, pero me ama a mí” -dice él. Lamentablemente, los enfermos como éste abundan; celosos, posesivos, obsesivos... incapaces de comprender que sus amadas no los quieren ver ni en las fotos viejas. La gallina en cuestión ya está pasándola bomba con un gallo nuevo (o viceversa), pero él sigue insistiendo en la posibilidad de que ella esté simulando su nueva realidad para hacerlo enojar, para despertar nuevamente su amor, para que él recupere lo que es suyo por derecho. Amenaza con matar y con matarse, se enoja con el nuevo afortunado, y cree que las fuerzas del Universo están poniendo a prueba su amor. A esta clase de papanatas fastidiosos habría que prohibirles salir a la calle a levantar minas, por lo menos hasta que entiendan que las mismas pueden usar su derecho a decirles: “NO”. Sin dudas, otro “invitado” al club. (“It Ain´t Over ´Till It´s Over”, de Lenny Kravitz)

5) El oportunista. Eterno pelafustán, lleva mucho tiempo de enamorado, pero el objeto de su afecto no le corresponde. Incapaz de asumir la derrota con caballerosidad, termina elaborando una estrategia ruín que lo convierte en el mejor amigo de su amada, pero el tiro le sale por la culata. No tiene éxito debido a que cree ser siempre el segundo en la lista, cuando en realidad ni siquiera figura en ella. Siempre rondando, revoloteando cual buitre carroñero... lo más parecido al amor que recibe de su princesa es la confesión de algún secreto, acompañado de un abrazo estéril e inofensivo en un momento de debilidad emocional, o las quejas que ésta tiene para hacer acerca de sus antiguos amados... Algo hay reconocerle: por siempre escoria será, más escoria enamorada.
(“Right Here Waiting”, de Richard Marx o “I´ll Be There For You”, de The Rembrandts)

6) El productivo. Escaso, debido a la falta de materia prima para forjarlo. El amor y el enamoramiento le pegan fuerte a este/a fulano/a talentoso/a, y lo/a llevan a escribir fantásticas canciones, bellos poemas, obras teatrales de valor incombustible, novelas antológicas... No obstante, la fuerza del golpe amoroso es tan brutal como efímera, y en ocasiones, hasta se podría decir que “el productivo” echa mano del amor únicamente para sacar a la luz lo mejor de su arte. Para su desgracia (y alegría de los sellos discográficos), casi todos su enamoramientos serán extremos: no correspondidos o muy correspondidos y de fines catastróficos, sin puntos intermedios.
(“Lucía” de Joan Manuel Serrat, o “Greensleeves”, arreglada por mi amigo Wolfgang Amadeus Mozart” van como anillo al dedo)

7) La estratega defensiva. Ésta es simpatiquísima, ya que cree que puede planear su enamoramiento de antemano, siguiendo pasos y conceptos, estableciendo y deshaciendo paradigmas, diseñando “blueprints” de su futuro cual si fuese una triquiñuela de Willy Coyote, un desembarco militar en Alemania, o la construcción de una cadena de supermercados. Convencida de que su vida es un guión de cine que ella escribe a su antojo, cuando se le pregunta acerca de su vida sentimental, dice que todavía no tiene tiempo para enamorarse o que nunca va a hacerlo, o que primero tiene que terminar la carrera, o que no cree que vaya a encontrar la persona correcta, o que ya conoce al indicado pero está dando tiempo a que se separe de su actual pareja y resuelva sus problemas personales, o que el amor y los hijos atentarían contra su idea de libertad espiritual, o que lo que ahorra gracias a su trabajo no le permite pensar aún en relaciones personales serias, y mil millones de cosas más... A estas enamoradas es divertido verlas, tiempo después, caminando por la vereda, colgadas del brazo de sus amantes, dándose besitos y luciendo la mejor cara de ganso a medio acogotar... (empieza con un belígero Don´t Stop Me Now de Queen, pero cuando se le pasa la histeria termina con un ñoño y adorable “Eternal Flame”, de The Bangles).


Si se leyeron todos estos, no se vayan a perder los de mañana. Con esos últimos completarán la colección.

4 Comments:

Blogger Jes dijo:

JOJOJOJO! no lo puedo creer!
Me siento tan identificada con uno de esos que me da miedo!
Sisi, con ese que estas pensando =P

miércoles, mayo 31, 2006 8:47:00 a. m.  
Blogger Señorita Cosmo dijo:

Yo, a lo largo de mi vida, he venido a ser como un potpurrí de todos estos prototipos. A algunos les falta el... "y veinte años despues"... y ahí estaría yo.
No, mejor dejalo ahí. No quiero que nadie se deprima por mi culpa.

jueves, junio 01, 2006 1:21:00 a. m.  
Blogger Dadá dijo:

Ups, yo creo que tambien se quien soy...

jueves, junio 01, 2006 4:51:00 p. m.  
Blogger Fender San dijo:

Yo creo que la lista se quedo corta, eh...
Yo he sido todos esos y otros... que son mas patéticos aun...

viernes, junio 02, 2006 5:34:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home