domingo, abril 17, 2005

Acá no se tira nada...

Vida Diaria - Guías, listas, manuales, etc.

Hoy, como casi siempre, discutí con mi madre. Esta vez se debió a que, según mi juicio, ella posee un increíble don que le permite conservar en perfecto estado los elementos más innecesarios de la casa, ocupando además, un valioso espacio.

Mientras vociferaba y agitaba mis brazos dando un discurso que habría dejado en vergüenza al mismísimo Demóstenes en plena plaza pública, realicé el siguiente mini-inventario:

1) La licuadora. No recuerdo cuando fue la última vez que tomé licuado. Tal eso no sucedió nunca realmente, pero eso no evita que tengamos tres de estos artefactos en casa, todos ellos regalos de bodas. Dos o tres veces por año, mi madre los retira de las bolsas de plástico que los alojan y los limpia con cuidado para volver a envolverlos. "Es para que cuando te cases y te mudes, te lleves una" me dice ella. De más está decir que cuando mi hijo me pida licuado, le voy a encajar una patada por hacerse el vivo.

2) Vajilla sin abrir o apenas estrenada. También, regalo de bodas... hay que ser desgraciado. ¿Que pensaban los invitados? ¿Que íbamos a comer en hojas de plátano y a beber en carcazas de cangrejo de no ser por su oportuna y perspicaz intervención? Tenemos media docena de cajas de platos hondos y playos, tazones, vasos y copas de cristal, entre otros, y nos arreglamos con los mismos tres platos de plástico irrompible desde siempre, porque sería un pecado romper los "buenos". Ni hablar de los vasos que usamos a diario, que son de Pepsi (con motivos de Simpsons, Brigada "A") o de Coca-Cola (Navidad, osos blancos, Olimpiadas).

3) La tostadora eléctrica. Otro regalito de bodas, tenemos una grande como un Renault 12. Para meterle el pan adentro, antes tenés que cortarlo siguiendo medidas y haciendo cálculos dignos de un arquitecto egipcio. Tardás 45 minutos en sacar dos míseras tostadas, cuando con la tostadorita de metal o incluso la churrasquera, podés obtener medio kilo en cinco minutos. Por cierto, yo no como tostadas.

3 Comments:

Anonymous Lala dijo:

Estoy enganchada con tus relatos de la "vida real".
Mi vieja es igual.. toneladas y toneladas de vajilla y hasta (no te rías) un TV nuevo, que no lo usa para que no se gaste y lo tiene tapado con una frazadita, será para que no le de una pulmonía.
Los viejos son así. Sobre todo los viejos que se criaron con poco y nada y cuando tuvieron muchas cosas más, su mente se programó para guardar para epocas de vacas flacas.
Cuando tenía 5 años, me regalaron un jueguito de té de porcelana china en miniatura. Lo guardó. Nunca lo ví, nunca lo toqué, nunca jugué con él. He perdido horas y horas buscandolo para poder verlo al menos y nunca lo encontré.
Un tiempo después de haberme casado, se me apareció con el jueguito de té en mi nueva casa. La miré fijo a los ojos y le dije con todo el dolor del alma: "ahora, metetelo en el culo". Y se ofendió. Cuando nació mi hija se lo dio.
Creo que pasa por ahi. Guardar no se sabe para que, pero tener guardado algo y no usarlo y disponer tambien de las cosas ajenas para guardarlas, debe pasar por algun desorden o trauma de la niñez.
Yo, a pesar de todo, guardo lo que se justifique, lo que tenga uso, lo que sirva y se usa.

miércoles, julio 12, 2006 2:56:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Si hay una frase que expresa el desdén cósmico esa es seguramente :

"Ahora , metételo en el culo"

Creo que sí, que es costumbre de personas que la pasaron fulera. A mi me pasa que a veces me vuelvo medio tacaño porque cuando no tenía un mango, ahorraba moneditas y moneditas.

jueves, julio 13, 2006 8:47:00 a. m.  
Anonymous Bulero dijo:

Uds. han sido afortunados sin darse cuenta; mi abuela no guardaba porcelana china ni licuadoras, sino un galpón con variadas porquerías como sillas rotas, diarios viejos, muñecas decapitadas, planchas a carbón, carbón molido y por lo tanto inútil, retratos fantasmales de parientes que nunca tuve el gusto, cabezas de muñecas... que nunca coincidían con el torso, claro, sino cuál sería la joda de amarrocar cosas que sirvan?

Y cajas, cajas, cajas de Tony, Magnum, D´artagnan, Intervalo, Isidoro, Patoruzú, Afanancio, etc. la excepción que disculpa a mi abuela y la eleva al rango de Juana azurduy más o menos...

Salute.

miércoles, abril 01, 2009 11:11:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home