domingo, abril 10, 2005

Duérmete, niño...

Yo por Dentro - Vida Diaria

Envidio a quienes logran dormirse como si tal cosa cuando viajan en trenes o colectivos, quedando completamente vulnerables. A la posibilidad de que haya un accidente de tránsito (llámenme paranóico o perseguido, pero cuando el transporte estalle en llamas, yo quiero estar lúcido para salir huyendo) se le agregan la maldad y el resentimiento que flotan por el aire, y que se pueden manifestar de muchas maneras, especialmente cuando yo ando cerca.

No lo hice nunca, pero ando con ganas. Cuando encuentre a alguno durmiendo en el colectivo con la boca abierta como en el juego del sapo, le voy a tirar el boleto adentro. En el tren, no, porque el boleto es más duro y cuesta trabajo hacerlo un bollito perfecto. Además, saco ida y vuelta.

Esto debería ponerlo en otro post, por separado, pero... En fin, también ando con ganas de empujar de una patada a quienes descienden delante de mí en una escalera, pero me reprimo debido a que a mis espaldas puede venir alguien que se sienta inspirado por mis acciones y me ataque con mi propia maniobra.

2 Comments:

Anonymous Ariel Baez dijo:

Además, saco ida y vuelta.

Tiraselo en la vuelta.

PD: Es la primera vez que posteo, me encanto esto, lo estoy leyendo y no puedo parar ... decirte que deje de leer los libros y de jugar RPG's para leer esto en mis tiempos libres es algo que, creo, vos sabras apreciar.

lunes, agosto 14, 2006 9:26:00 p. m.  
Blogger Mantis dijo:

Se puede hacer todo a la vez, Don Ariel, así que no se haga el otario que yo me crié viendo televisión, videojugando y escribiendo/leyendo todo al mismo tiempo.

martes, agosto 15, 2006 8:37:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home